domingo, 19 de octubre de 2014

Recuerdos Otoñales por Omaluna

"En mi último paseo del verano, los árboles de la chopera ya comenzaban a vestirse de otoño y una lluvia de corazones amarillos cubrían la pradera. Según  iba pisando las flores de los castaños, que tapizaban el suelo, saltaban los saltamontes por doquier. Y en derredor aún cantaban grillos y chicharras. Un abejorro de alas azul tornasol libaba el néctar de las flores amarillas de un cardo y revoloteaban a su lado una abeja, varias avispas y una mariposa. Y al llegar al Teso, encontré cobertura, en la piedra de siempre, sin que me picase nada, y sin que me lamiera los pies como la otra vez, un pastor aleman, no sé de quién.

domingo, 21 de septiembre de 2014

¡Adiós, vecino, adiós!

Se van vaciando los pueblos,
se va escapando la vida.
Otrora, moradas bulliciosas,
hoy silencio en demasía.

Se van secando las manos
y enturbiando las miradas.
Manos robustas y ágiles antaño,
hoy temblorosas y nudosas,
cual sarmientos de la viña.

Subiendo la calle del Teso,
enjuto su cuerpo,
guadaña en el hombro,
no hay prisa, aún hay tiempo,
la tarde cayendo.

Bondad en la cara,
el habla pausada,
consejos,
palabras de anciano:
nunca sobran,
siempre ayudan,
siempre quedan.

Se da media vuelta:
“salud para criarlas”,
señala a mis niñas.

Se van muriendo los pueblos,
se va escapando la vida.

¡Adiós Rafael!
¡Adiós María!

  
  Guadalupe te recuerda

Recuerdos...

Yo crecí en una casa de 13 personas, en un  pueblín donde todos éramos familia, donde la gente hacía fiesta y se reunía para las matanzas,para la trilla, para la hacendera... Sigo echando de menos el arrope, la abrigada y el cobijo que me daba el pueblo, su gente y mi gran familia hasta primos cuartos!
He crecido en la Ribera y he estudiado en la escuela de Gavilanes, luego en Benavides y el Bachillerato en Carrizo. No puedo tener mejores recuerdos y para mí, ir a Riofrío es un bálsamo que me cura del estrés y de todos los males. Lo que más pena me ha dado estos años es haber visto como los vecinos que tan amorosamente nos acogieron, se han ido, y también el ver como nuestra zona se ha despoblado y perdido gran parte de la riqueza que tenía. Aunque yo creo que ahora comienza a querer resurgir, no sé si porque mi generación ya ha pasado un poco el agobio de la crianza de los hijos bebés, y volvemos al pueblo más a menudo, compramos casa en él o arreglamos la heredada.

En fin, el otro día nos dimos un buen paseo hasta la Devesa, y las enanas disfrutaron de lo lindo viendo calabazas, ranas, libélulas, lagartijas y mojándose en los reguerines.  
  Omaluna

martes, 3 de diciembre de 2013

Invierno. Resbalitas y aguinaldos


Como si de una postal se tratase, siempre recuerdo a Antonia cantando en la iglesia este villancico..."cae la escarcha y se endurece el suelo y se enfría el rostro del Manso Cordero". Todo ello acompañado del rascar rítmico de dos conchas de vieras o de alguna botella de anís, delante del "nacimiento" con todo el detalle posible.
¿Y os acordáis de las "resbalitas" que se formaban en la Cuesta de la Escuela? ¡Qué buenos patinadores éramos!
También recuerdo ir a por el aguinaldo a casa de los padrinos. Llevábamos un serón para recoger nueces, naranjas, un cacho de chorizo, galletas y en algún caso algunas monedas. Todo ello con las madreñas puestas para no mojarnos las zapatillas.
Mis mejores deseos de felicidad y salud para la gente de Riofrío.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Recuerdos del otoño cuando éramos pequeños


Está llegando el otoño y es el momento de limpiar los carriegos, la lagar, el pocín, limpiar lo cubetos y preparar las cántaras para llenarlos.
Mientras la mente trabaja en estos quehaceres en las eras se van rematando las faenas. Meter la paja menuda, para ello hay que armar el carro con los cañizos, preparar el cuelmo que viene el de Villadangos a por él. Atar el bálago y llevar a casa los raberos. Y la era limpia.
Ahora a limpiar los carriegos, el lagar y preparar todo para la vendimia. Antes de nada sacar los cubetos al reguero y a limpiarlos con el gotín de agua que corre y una escoba de las que hacia el Tío Rufino, a ser posible algo gastada, que en cuando se pise la uva hay que llenarlos y deben estar limpios para que no se pique el vino. ¡Ah! Se me olvidaba, ver si remeja por algún sitio. Si pierde hay que meterle una cuerda para que ajuste y apretar los aros.

miércoles, 2 de octubre de 2013

105 aniversario de Victorina Rodríguez Pérez

Escribe Leticia Aller Cuesta: Quisiera publicar un mensaje de felicitación en la página del pueblo que la ha visto nacer y donde ha vivido siempre. Mi abuela VICTORINA RODRÍGUEZ PÉREZ cumple mañana 25 de septiembre 105 AÑOS. Sólo por esto estoy muy orgullosa de ella ¡MUCHÍSIMAS FELICIDADES güelita! 
Puedes ver lo publicado en diferentes periódicos:
  También en Leondirecto 
  Y en el Diario de León.
  Otra noticia en Diario de León